Me uní a Blockstream para restaurar la grandeza de Bitcoin
Company

Me uní a Blockstream para restaurar la grandeza de Bitcoin

Samson Mow

La primera vez que leí acerca de Bitcoin fue en 2013, en un artículo de TechCrunch que me llamó la atención. Parecía muy convincente, y el concepto de una divisa digital libre de todo control prácticamente no tenía precedentes. Intenté minar pero con mi laptop no llegué muy lejos. Una vez que me sumé a BTCC y me sumergí en el debate sobre la escalabilidad, comprendí realmente qué era Bitcoin y por qué es tan importante. Bitcoin cambia cómo funciona el dinero y empodera a las personas comunes y corrientes para que puedan controlar su destino económico. La clave de esta propiedad transformadora de Bitcoin es la descentralización. Estoy convencido de que las tecnologías pioneras como Bitcoin y su blockchain realmente pueden cambiar el mundo para bien mediante una transformación de los sistemas financieros que los haga más transparentes, más justos y más inherentemente confiables.

Dicho eso, estoy muy entusiasmado de pasar al siguiente nivel en mi carrera y poder contarles que me incorporé a Blockstream en calidad de director ejecutivo de estrategia (CSO, por sus siglas en inglés). En principio, en este nuevo rol, me voy a concentrar en el lanzamiento y la comercialización de nuestros productos empresariales y para consumidores, en establecer oficinas de Blockstream en China y Canadá, y en dar el puntapié inicial a nuestra participación minera para apoyar la investigación y el desarrollo del minado combinado (merged mining). Es importante que las empresas del ecosistema se involucren en la minería de Bitcoin –incluso a un nivel básico, como lo haremos nosotros– para ayudar a distribuir la tasa de hash de Bitcoin por todo el mundo. Además, pienso seguir apoyando los eventos y las iniciativas comunitarias de Bitcoin.

Una de las razones principales por las cuales me sumé al equipo fue el hecho de que los valores centrales y la misión de Blockstream están muy alineados con los míos: proteger la innovación que no depende de los permisos, empoderar a las personas mediante tecnologías financieras confiables y seguras, y transformar el paradigma de la confianza en pos del progreso de la sociedad. Estos inspiradores objetivos tienen el potencial de cambiar un mundo muchas veces atravesado por riesgos sistémicos y de contraparte. Blockstream está construyendo una plataforma y un conjunto de sistemas donde es posible eliminar dichos riesgos y donde los usuarios finales no necesitan confiar en Blockstream ni en ninguna otra entidad para verificar que los sistemas construidos con esta tecnología sean de confianza. Asimismo, el enfoque del equipo de Blockstream prioriza la seguridad, la descentralización y el rendimiento, lo cual me parece pragmático y de suma importancia.

A muchos de los integrantes del equipo de Blockstream los conozco hace mucho tiempo, dado que interactuamos en conferencias, reuniones y otros espacios de la industria. En cada una de esas interacciones, me impresionó su inteligencia, su pasión y su autenticidad. En lo personal, unirme a Blockstream supone una oportunidad de aportar mis aptitudes y pericia y, a la vez, trabajar codo a codo con algunas de las mentes más brillantes del campo de las divisas digitales y la blockchain. Adam Back, CEO de Blockstream y creador de Hashcash y de la prueba de trabajo (PoW, por sus siglas en inglés), citados en el whitepaper de Satoshi, es una leyenda por derecho propio. Por otro lado, nuestro CTO, Greg Maxwell, es un individuo extraordinario y realmente superdotado que incansablemente explica los detalles técnicos a una vibrante comunidad online. Sé que voy a disfrutar la colaboración con el personal de Blockstream, en particular en lo que respecta a atravesar los altibajos que ocurran en nuestra industria a medida que Bitcoin, las tecnologías blockchain y los sistemas seguros reciban más atención y se vuelvan más relevantes que nunca en todo el mundo.

Más allá de la posibilidad de trabajar con un equipo excepcional y una misión compartida, lo que también me entusiasma de mi rol en Blockstream es “pasar a la acción”: tomar medidas alineadas con el avance de Bitcoin y otras innovaciones criptográficas de manera transparente y segura, y con código abierto. Por ejemplo, Blockstream es la primera empresa de la industria cuyas innovaciones se encuentran comprendidas en la Licencia de patente defensiva (DPL, por sus siglas en inglés) y se ha comprometido a ofrecer una garantía de patentamiento a todos los usuarios de su software, de modo tal que la tecnología abarcada por las patentes de Blockstream esté disponible gratuitamente para quienes deseen usarla sin tener que pagar una licencia o arriesgarse a un litigio. Este tipo de medidas asegura que las tecnologías que posibilitan la realización de la misión de Blockstream siempre sean accesibles y abiertas al público. Esta es una de las iniciativas de Blockstream que quiero apoyar y fortalecer: evaluar si la estrategia de patentes actual necesita algún ajuste teniendo en cuenta las problemáticas que constituyen las patentes en el ámbito internacional, y estudiar las acciones posibles para defendernos de los intentos de apropiación que apuntan a la propiedad intelectual relacionada con la blockchain.

Por último, apoyar el desarrollo de Bitcoin y a sus desarrolladores es central a la raison d’etre de Blockstream, algo por lo cual yo me esforcé cuando estuve en BTCC, y que Blockstream me empoderará para seguir haciendo. Es importante preservar la descentralización del desarrollo de Bitcoin, así como también la libertad de los desarrolladores para actuar de manera independiente y según el bien común de los usuarios. En Blockstream, todos los integrantes del equipo tienen su propia voz independiente y puede que a veces disientan públicamente o presenten propuestas que compitan entre sí. Yo también voy a seguir siendo una voz independiente, voy a contribuir y colaborar con la comunidad a fin de mejorar Bitcoin y, en ocasiones, voy a encontrar maneras interesantes de reiterar mis creencias e intenciones ante aquellos que se muestren en desacuerdo. :)